dijous, 14 d’octubre de 2010

Resumen de mercados del 3er trimestre de 2010

El temor al “doble deep” o la japonización de la economía ha sido el principal foco de atención de los mercados financieros durante el tercer trimestre del año. En Europa el riesgo de deuda se concentraba en Irlanda y Potugal, dejando a Grecia como un caso aparte.
Otro apunte fue el despliegue de ya llamada “batalla de las divisas”, donde el euro parece ser el principal perjudicado, con una clara apreciación frente a la mayoría de divisas competidoras, (+5,71% frente a la libra o +4,7 frente al yen). Tras una primera mitad del año en que el dólar se apreciaba frente al euro, alcanzando un mínimo de 1,1877 dólares por euro (06/07/10), a partir de allí la apreciación del euro fue imparable, para cerrar el trimestre en 1,3621 dólares por euro, una apreciación del 14,6%. En esta batalla, la dialéctica ha jugado un papel preponderante, con consignas de relajación monetaria desde los EEUU, preocupado por los datos de desempleo y sus consecuencias en la renta y la recuperación o estabilización del mercado inmobiliario. En Europa, la postura del BCE es más ortodoxa, liderada por Alemania, preocupada por el equilibrio fiscal, anunciando drenaje de liquidez para finales de año. En esta tesitura, es lógica la apreciación del Euro a corto plazo.
Otros actores defienden sus intereses para evitar tener una moneda excesivamente fuerte; el gobierno nipón, con el apoyo del Banco del Japón, llevó a cabo la primera intervención en el mercado de divisas desde marzo de 2004, se vendieron 2 billones de Yenes, siendo la intervención de mayores dimensiones para un sólo día realizada hasta el momento desde abril de 1998 y anunciando que continuaría llevando a cabo medidas resolutivas contra la apreciación del Yen. Mientras, países como China siguen manteniendo un yuan devaluado.
A pesar de las incertidumbres, los pobres resultados obtenidos por los gestores durante el año y la atractiva valoración relativa de la bolsa frente a otros activos, sobre todo respecto a la renta fija, sustentó el buen comportamiento de los índices a pesar de que la prima de riesgo de la renta variable sigue manteniéndose muy alta. En este sentido, hay que tener en cuenta que a medida que nos alejamos de la normalidad, más potencial existe en los mercados de renta variable.
El trimestre se cerró con un claro signo positivo, manteniéndose un comportamiento relativo diferencial positivo de los índices americanos respecto a los europeos; SP500 (+10,72%), Eurostoxx50 (6,78%). En Europa el gap a favor de índices representativitos de mercados denominados de calidad (mercado centrales europeos, con menores desequilibrios económicos) fue reduciéndose respecto el selectivo español, (Ibex +13,5%, DAX +4,42%, CAC40 +7,91%). En cambio, otros países continúan en el ojo del huracán, el ISEQ irlandés -7,03%, mientras que griegos (FTASE +4,79%) o portugueses (PSI20 +6,25%) se mantendrían neutrales. 
Entre los emergentes destacaron los índices brasileños o indios, mientras chinos o mexicanos quedaron ligeramente rezagados.
En el mercado de renta fija, los tipos largos de referencia fueron cayendo, desde el 2,67% al 2,27% el bono alemán a 10 años, el riesgo país se relajó en España -alcanzaba un máximo del 221 pp.bb. el mes de junio, a partir de donde empezó a reducirse-, mientras que la crisis de confianza de la deuda soberana se centró en Irlanda, donde el gobierno irlandés salía al rescate del Allied Iris Bank, con una inyección adicional de 5.000 Mn de eur, que elevaría el rescate de la entidad hasta los 30.000 millones de euro y supondría un déficit presupuestario del gobierno irlandés superior al 30%. La prima de riesgo país repuntaba continuamente hasta llegar a los 449 pp.bb (CDS 490 pp.bb) y en Portugal llegaba a los 426 pp.b (CDS 450 pp.bb). Los CDS del resto de países europeos mostraron un comportamiento plano durante el trimestre.
A nivel corporativo, la prima de riesgo de los bonos fue realojándose durante el trimestre después del repunte de mayo. 

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada