divendres, 31 de desembre de 2010

Resumen del año 2010

Semana que cierra un año caracterizado por un comportamiento relativo mejor en los parqués estadounidenses, con sectores crecimiento y pequeñas empresas liderando las subidas, y por los mercados emergentes que, dentro de lo que podemos entender como “decoupling” en un mundo cada vez más interconectado y dependiente del exterior, parece que han sabido capear mejor el temporal de una crisis financiera “global”, demostrando que cada vez tienen estructuras más sólidas, tanto a nivel fiscal como comercial, que les ha permitido acumular divisas y poder con ello proteger sus monedas.
El resultado de todo ello es que la prima de riesgo país para estos es cada vez más próxima a la de cualquier país de los considerados desarrollados y el flujo de capital hacia estos países es cada vez más mayor. Encabezados por China, países asiáticos y latinoamericanos, junto con Rusia y algún país como Egipto y Turquía, cada día juegan un papel más relevante en el PIB mundial, con un peso del 45% del PIB global, se espera que contribuyan en un 80% del crecimiento de los próximos 2 años, frente al 20% de los países desarrollados.
Europa va por detrás y dentro de ella las velocidades son distintas. Como se ha demostrado con la crisis actual, el proceso de concentración europeo esta lejos de haber sido culminado, derivando en un riesgo soberano determinado por la vulnerabilidad fiscal y externa, débiles perspectivas de crecimiento, problemas del sector financiero, en muchos países sobredimensionado, patentes divergencias estructurales y un tipo de cambio fijo. Esto, como era de esperar, se ha reflejado también en el mercado, con una diferenciación clara entre vencedores y vencidos, lo países del centro y norte de Europa, a un lado, con Dinamarca, Suecia o Alemania a la cabeza, añadiendo un efecto positivo divisa en los países no euro, por la depreciación de este respecto a la mayoría de divisas y los denominados PIGS, con Grecia a la cabeza en lo negativo. Irlanda a pesar de sus problemas bancarios e inmobiliarios ha sido el que mejor de los cuatro. Como es común en cuanto la prima de riesgo se relaja, las pequeñas y medianas empresas han tenido mejor comportamiento que las grandes.
Para la primera mitad del año próximo no vemos cambios significativos en esta tendencia. Seguimos apostando por GARP, crecimiento saneado a buen precio, mientras no veamos signos de agotamiento en el potencial de estas compañías. El desapalancamiento global y la debilidad de la demanda interna en los países desarrollados nos llevan a seguir sobreponderando aquellas empresas con exposición a emergentes.
Creemos que España tiene pendiente todavía un mayor ajuste del mercado inmobilario, que tendrá su efecto en la banca local y reformas estructurales, entre ellas las del mercado laboral.

Bon any 2011 !!

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada